miércoles, 19 de marzo de 2008

Crónica del salón del manganime de Madrid (Parte 1)

Haced click en la imagen para verla en grande. Y lo mismo para
todas las imágenes que encontraréis a lo largo de la crónica.

Pensábamos que íbamos a tener el stand más cutre de toda la historia de WEE.

Y no nos equivocábamos.

Pero aún así, la cosa fue mucho mejor de lo que cabía esperar.

La noche anterior yo casi no podía dormir. Me retorcía de dolor en la cama pensando “Va a ser un fracaso, un auténtico fracaso, vamos a hacer el ridículo…” Me había llamado Willy unas horas antes diciéndome que trajese un mantel rojo, y el único que pude conseguir era bastante pobre. Además, los más representativos de WEE íbamos a ser él y yo, y se supone que no le caigo del todo bien :P También iba a venir Hock, de quien no sabíamos casi nada.

Me quedé dormido pero por alguna extraña razón conseguí llegar al lugar sólo 15 minutos tarde; lo que eran 45 minutos antes de que el salón quedase abierto al público. El eficiente Willy, por supuesto, ya estaba allí y había puesto un cartelito anunciando el WEE y todo. Las expectativas seguían en declive: La mesa era una porquería; si te apoyabas demasiado en cierto extremo, corría el peligro de caerse; con el mantel rojo que traje parecía la mesa de un bareto (aunque larga sí que era, para lo que me imaginaba); además, veíamos que habíamos traído escaso papel para el que teníamos previsto utilizar (eso sí, todo él marcado con el sello WEBCOMICS.ES) pero lo peor de todo era la competencia que teníamos delante: Jóvenes y atractivas conejitas góticas . Una de ellas le pediría más tarde un dibujo a Willy en el que saliesen ella y otra besándose.

Antes de la apertura oficial también llegó Hock, del que como he dicho sabíamos bien poco, aunque más tarde me enteré de que antes de pasarse por el foro oficial de WEE era un habitual del foro de ¡Eh, tío!. Nos demostró que, aunque él decía que no, sabía dibujar. Al menos hacía círculos perfectos (se notaba que estudiaba dibujo técnico) y su especialidad eran manzanitas felices. Ya ha superado a mucha gente, en serio.

El salón del manganime abrió sus puertas al impaciente público cosplayeado, y todos los que se pasaron por nuestra (semiescondida) zona se dirigieron en masa, como esperábamos, al stand de la excesivamente atractiva competencia mencionada antes (“El Conejito marginado” se llamaba el grupo, por cierto. ¡Dios, si hasta el nombre era carismático!) y las chicas se pusieron a vender como rosquillas mientras que nosotros estábamos cabizbajos sobre nuestros papeles echando de menos un WEEgáfono y diciéndonos mutuamente: “Tenemos que atraer a la gente, hay que decirles quienes somos y eso” “Vale, pues empieza a gritas cosas interesantes” “No, venga, hazlo tú” “¿Es un buen momento para comentaros lo de mi miedo escénico?”

Durante ese tiempo irremediablemente perdido, dibujamos las primeras viñetas de los dos cómic en cadena. (Uno lo comencé yo, la otra el mismísimo Hock) y colgamos los carteles de rigor (“Cómics gratis, muy gratis”, “Mejor que el porno e igual de gratis o más”, “Te enseñamos a colgar cómics en internet gratis”... Fue un buen momento para aprender que la palabra gratis no lleva tilde). En el más original ponía en grande “¡Tenemos a los mejores dibujantes!” y debajo, en chiqitito, “Uno está en Asturias, otro en Valencia, el otro en Extremadura, la fundadora en México, el segundo de a bordo en Sevilla, y el más cercano se encuentra en estos momentos trabajando en el casino de Aranjuez. ¡Somos internacionales! XD”

Decidimos que eso no podía continuar así: Willy se fue a imprimir y fotocopiar los folletos, y ya de paso nos traería plastificados el logo de WEE y una lámina de Morán para entregar al ganador del concurso de tiras que íbamos a organizar. No sé cuánto tiempo fue, presumo que dos horas. El caso es que durante ese tiempo estuvimos defiendo el stand Hock y yo solos. Después de un rato de seguir en las mismas, finalmente reuní coraje de donde no lo tenía y abordé a un viandante, explicándole lo que era el WEE. No sé si a ese tipo le gustó lo que “vendíamos” o salió espantado de allí, pero era un comienzo. Tengo que decir que no habría podido hacerlo de no ser por el apoyo moral de Hock.

Al rato me empecé a acostumbrar y a ponerle más entusiasmo a lo que decía, y además caímos en la cuenta de que había que repartir papelitos con la dirección (también poníamos la de Eh, tío, que pensamos que es un buen webcómic desde el que empezar a conocer el mundillo. Y ya que estábamos, también hice spam del mío. No me quedaban copias para vender, pero allí tenía el archivador con los originales, que algo era. A la mayoría de la gente pareció hacerle gracia la idea.). Al final se fue creando un buen ambiente, la gente llegaba, charlaba con nosotros, aportaba cosas al cómic en cadena, o simplemente a hacer dibujitos random, como estos:


Después llegó (inesperadamente) una conocida mía llamada Miriam, que se trajo a toda su trouppe (femenina) mientras dibujaba (de forma genial por cierto) unas viñetas del cómic en cadena, lo que a su vez atrajo a más personas (femeninas todas ellas) lo que hizo que en un momento dado sólo quedase en el stand una silla para Hock. Se me pidió que dibujase un espermatozoide con la cara de L (Death Note).

Después volvió Willy y dejó de haber chicas. XD ¡Pero al fin teníamos folletos! Y teníamos la lámina de Morán que era como una muestra de lo mejorcito que podemos tener en el WEE.

Dimos comienzo (Willy dio comienzo) al concurso de tiras. Había que dibujar una tira en la que saliera o se mencionase ornitorrinco, grapadora, berenjena y Death Note.

Y la cosa se normalizó durante el resto del día. No teníamos el apabullante éxito de antes, pero la gente se seguía parando a dibujar y era muy receptiva en cuanto al mensaje que teníamos que darle.

Llegaron tipos muy interesantes, uno de los cuales se hacía llamar “El suscriptor justiciero” e hizo los siguientes dibujos y chistes gráficos:

Le recomendamos enérgicamente que visitase el webcómic de Koopa.

En el stand también estuvo con nosotros a ratos mi amiga Celia (autora de Anihom, cuya página tengo que actualizar y hacer presentable algún día)

Por fin, por la tarde, llegó Katakraos. Ni siquiera estábamos seguros de si iba a venir o no, el caso es que nos había pasado su número de teléfono para que le llamásemos pero no lo teníamos allí en el salón, y él tampoco tenía los nuestros. Pero vino. Y a mi parecer, a Katakraos le pasa lo mismo que a Zelgadis: Cuando lees su webcómic (en el caso de Zelgadis, el de Batalaways Defenders :P) no te das cuenta del gran dibujante que es. Trajo una carpeta con todas sus tiras publicadas y las que tenía en reserva, por no hablar de lo que él llamaba storyboards (pero que para mí bien podrían haber sido tiras terminadas) y dibujos random.

Aunque fuera de concurso (por ser miembro del stand) dibujó su tira de las palabras grapadora, berenjena, ornitorrinco y Death Note.

(Para los escaneos de las demás tiras del concurso, aunque la mayoría no merecen demasiado la pena, preguntad a Willy)

Lo peor de toda la tarde fue tener que soportar el karaoke. Tenemos un testimonio gráfico de Katakraos, que es el dibujo que he puesto al principio del artículo.:P

Al final de la jornada, Katakraos quiso que fueramos a celebrarlo en grande, pero por distintas razones teníamos que irnos cada uno a su guarida. De todas formas fuimos al menos a cenar a un lugar de por allí. Durante la cena comentamos que Defriki se iba a enfadar porque no habíamos dibujado ningún Naruto (Willy tenía razón, éramos el stand más friki de todo el salón del Manganime, precisamente porque no ofrecíamos ni manga ni anime.), y Katakraos nos dibujó en una servilleta su versión.

Nos despedimos emotivamente de él, que no iba a volver al día siguiente (aunque compartí con Hock y él un buen tramo del trayecto de metro de vuelta)

Llegué a casa resuelto a redactar la crónica de ese día (que fue este sábado), pero me dije que por qué no ver un capítulo Elfen Lied. Pero no me pude resistir a los sucesivos cliffhangers (eso o que no me apetecía escribir) y finalmente me terminé viendo los cuatro capítulos que me quedaban para terminar la serie.

¡Falta la crónica del segundo día!

5 comentarios:

zelgadis1983 dijo...

No os quejéis tanto, que al final se nota que lo pasastéis bien! :P

Tenía que haber ido aunque solo fuese por las conejitas... :p

Y bueno, es cierto que el dibujo de Batalyaws Defenders no es muy allá. Es que por aquél entonces dibujaba directamente a bolígrafo y rápido (no me lo tomaba muy en serio). Eso añadido a que mi escaner antiguo funcionaba mal y metía manchas azules, y que tenía nula idea de photoshop y esas cosas pues... @_@u

¡Coño si al principio subí el comic con mi propia letra XDD!

Pero bueno, por lo menos aprendí de todos esos errores, y para "Desi y Draco" intenté hacer las cosas bien y más en serio. Me redimí en lo posible XD

Pd: Para lo próximo que tengamos en Madrid intentaré ir :D Si no mucho me temo que no os veré hasta Zaragoza :(

katakraos dijo...

No sé, no sé, el caso es que los dibujos me suenan... :P

a ver cuándo hacemos alguna quedada sin más ;)

FJ García dijo...

¡Y tanto que nos lo pasamos bien! ^_^

Zelgadis, Batalways Defenders deberías continuarlo un poco, aunque sólo sea para ponerle un final a la pelea con moisés y dar el comic por terminado. Que eso de que las cosas se queden a medias luego reconcome por dentro :P Lo de subir el cómic con tu propia letra no tiene por qué ser malo; el Listo y Aitor I. Eraña lo hacen, y yo el capítulo 11 lo estoy haciendo casi todo a mano.

Desi y draco mola, que quede claro :P

Katakraos: ¡Sí! =D

Hock dijo...

Dos cosas: La chica no le pidió a Willy que le dibujase a ella, solo a dos chicas cualquiera, y nuestro stand no estaba "SEMIescondido", si no escondido totalmente, que parecía que se avergonzaban de nosotros o algo. Ni siquiera pusieron nuestro logotipo entre los de los demás.

Zelgadis1983 dijo...

Batalyaws Defenders lo seguiré por toda la gente que me está pidiendo que lo siga, aunque cuando tenga tiempo. ^^U

Por lo menos cuando lo siga estará mejor dibujado.

Últimas actualizaciones: