lunes, 25 de febrero de 2008

"Angustia" de Alfred Hitchcock.

Advertencia: Este artículo (o post) contiene detalles de la trama y el argumento del primer capítulo de la primera temporada de “Alfred Hitchcock Presenta”.

Tal vez hayáis visto el famoso vídeo de Enjuto Mojamuto

Algo así me ha pasado esta noche: Se me ha ido internet. Apagué y encendí el router, reinicié el ordenador, no llamé al servicio técnico porque es muy caro y ya se sabe que la conexión vuelve sola, y después de repetir los dos primeros pasos un par de veces y no obtener resultados inmediatos, me sentí devorado por la angustia y empecé a delirar. Igualito que Enjuto Mojamuto: “¡¡Interneeeerl...!!”. Lo que nos pasa a todos :P

Por suerte, asumiendo que “internelr” no volvería en cierto periodo de tiempo por mucho que delirase y le diera cabezazos al ordenador (esa es la otra versión, imitar al niño alemán, de quien me niego a poner un enlace :P) terminé calmándome y buscando alternativas al ocio. (“¡Escribe, dibuja, estudia, haz algo de provecho!” me gritaba mi conciencia, pero yo la ignoraba) así que cogí un DVD que venía con el periódico y me puse a verlo. En la carátula se leía Alfred Hitchcock Presenta.


Alfred Hitchcock Presenta es una antigua serie de televisión inglesa en la cual el afamado director era el presentador de cortometrajes de veinte minutos, aunque no siempre los dirigía él. La verdad es que yo siempre he sido un gran admirador de las películas de este hombre. Durante mi época de fanático del cine (ahora soy fanático del cómic, aunque eso no quiere decir que no me hayan dejado de gustar los clásicos y los filmes de culto :P) mis dos grandes ídolos eran Charles Chaplin y él.

El DVD incluye los cuatro primeros capítulos en de la primera temporada, que corresponden a 1955, en blanco y negro. Curioso, de esta serie sólo había visto algunos capítulos de las últimas temporadas a color, que no sé de qué año serán.

Bueno, pues el capítulo que vi fue el primerísimo, que se titulaba Angustia. Me vi muy identificado por el título (¡interneeeeerl!) pero más identificado me iba a ver con el protagonista.

Sólo hay una palabra para definir este cortometraje, y el propio título te la dice.

La historia trata de un tipo que tiene un accidente de coche y tras despertar no puede mover ni un músculo del cuerpo. Y está consciente mientras ve cómo la gente va pasando por el lugar creyendo que está muerto y sin prestarle la más mínima ayuda. Le desmontan el coche, le roban sus ropas, le envían al depósito de cadáveres... y podemos oír todos sus pensamientos, toda su… angustia ante la situación que está viviendo en sus propias carnes. [SPOILER]Casi piensas que, como otros episodios de la serie, no va a tener un final feliz. Le salva lo único que normalmente no soluciona nada en estos casos: echarse a llorar.[Fin del SPOILER]

Parece ser que, después de todo, éste capítulo sí que lo dirigió Hitchcock. Lo realizó, ya que hablamos de televisión. La sensación, claro objetivo desde el mismísimo título, está muy bien relatada y ambientada; aquellos planos subjetivos desde donde podemos notar sus experiencias visuales, y aquellos primeros planos donde vemos que el personaje está hecho un auténtico guiñapo y no es de extrañar que la gente confunda su estado vital.

Otra cosa que no es de extrañar es que esté basado en un relato (como dicen los títulos de crédito) pues la voz en off del protagonista es en sí un relato que bien podía haberse contado sin el acompañamiento de las (geniales) imágenes, y contribuye magistralmente a crear la soledad, la desesperación, la impotencia ante la situación, y todos esos sentimientos que acompañan a la ya de por sí terrible angustia. Pero por suerte…

…al final la conexión vino sola. Como se fue, vino. Pero esta experiencia me hizo valorar las cosas importantes de la vida.

“Los zombis de 28 semanas después no son zombis, son infectados"